Acerca de Averna

Permítenos compartir contigo los orígenes,
las recetas y los rituales de Averna.

Averna es el Auténtico Amaro Italiano

Desde 1868, Amaro Averna ha representado el verdadero arte siciliano con una historia arraigada en la herencia y la tradición.
Su receta transmite los sabores y aromas de la tierra a la que pertenece y se ha convertido en un básico del hogar italiano,
pasado de generación en generación.

La Receta

El Inicio de Todo

La receta secreta fue originalmente creada a principios del siglo XIX por los monjes
Benedictinos de la Abbazia Di Santo Spirito. Ellos produjeron un licor que contaba los aromas y sabores únicos de la tierra
a través de hierbas mediterráneas y un contraste típico entre sabores dulces y amargos.

La Tradición Familiar

La Tradición Familiar

En 1868, la receta fue regalada por el monje Fray Girolamo a un mercader textil llamado Salvatore Averna como muestra de su gratitud por su compromiso con la comunidad. Comenzó a producirlo en la granja de su familia para sus visitas en Xiboli (Caltanissetta), donde la familia solía pasar el tiempo durante los cálidos veranos sicilianos. Para el inicio de los años 1900, la receta y el negocio fueron heredados al hijo de Salvatore, Francesco Averna, quien empezó a difundir la palabra acerca de Averna en ferias a lo largo de Italia y el extranjero.

La Patente de la Casa Real

La Patente de la Casa Real

Fue durante una visita al Rey Humberto I en 1895 que Francesco fue obsequiado con un broche dorado con el emblema de la Casa de Saboya para marcar el creciente estatus de la bebida en Italia. En 1912, Víctor Manuel III, el tercer Rey de Italia, le otorgó a Averna el derecho de imprimir el escudo de armas real con la inscripción “Patente de la Casa Real” en su botella.

Anna Maria Averna

Anna Maria Averna

La década de 1920 fue un periodo difícil, pero, entre dos guerras, el momento crucial para Amaro Averna estuvo en manos de una mujer.
La esposa de Francesco, Anna Maria, tomó las riendas del negocio, quien, junto con sus hijos, Salvatore, Paolo, Emilio y Michele, continuó expandiendo la marca, incluso hasta al mercado americano. En 1958, Averna se convirtió en una corporación (Fratelli Averna S.p.A.).

Averna en la Actualidad

Averna en la Actualidad

En 1978, Averna pasó de ser un pasatiempo familiar a un líder en el mercado italiano y una presencia constante en los hogares de Italia.
Para la década de los 90, Averna había ganado reconocimiento mundial gracias a una creciente distribución global e incluso alcanzó mercados más lejanos, como los Estados Unidos. En 2014, el grupo Fratelli Averna S.p.A. fue adquirido por Gruppo Campari, fortaleciendo su portafolio global y consolidando su estatus de liderazgo en la categoría.

Producción

El corazón de la producción de Averna, la infusión de hierbas, es llevado a cabo en Caltanissetta, en el centro de Sicilia, y es embotellado en la planta de Gruppo Campari. Se prepara de acuerdo con la receta tradicional que ha permanecido sin cambiar desde 1868 y que incluye un largo proceso de infusión que es, sin duda, uno de los más únicos y auténticos en la actualidad.

Ingredientes

El proceso comienza al combinar las hierbas especialmente seleccionadas, raíces y especias naturales.
Luego, todos los ingredientes, tales como granadas y aceites esenciales de naranjas amargas y limones, son pesados,
molidos y, finalmente, mezclados e infundidos con alcohol puro para una intensa mezcla aromática.

Infusión

El líquido luego es mezclado con agua y azúcar hasta que alcanza el contenido alcohólico adecuado y es en seguida filtrado y mezclado con más de los mismos ingredientes. La mezcla después se deja reposar hasta que todos los ingredientes se mezclan completamente. Una vez que se alcanza la intensidad de sabor y olor ideal, Averna está listo para embotellarse y disfrutarse.

Sabor

Sabor

Averna tiene un sabor agridulce que cubre toda la boca, con toques de naranja y regaliz, balanceado con notas de arrayán, bayas de enebro, romero y salvia.
Estimula los sentidos, transportándote a su tierra y haciendo de Averna no solo un amaro, sino una verdadera experiencia.